link
 
Inicio Quiénes somos Ediciones anteriores Email Buzón

Publicado el viernes 25 de enero de 2013
Edición No. 1192
Por la Sombrita
|
 
‘Hombre forzudo, ¡destapa este frasco!’
Roxana Muñoz

Yo trabajé en oficinas en que a veces nada más había un hombre. Al pobre le tocaba cargar todo lo pesado y sin chistar.

 

Cada vez que se acerca el 8 de marzo, Día de la Mujer, no falta alguien que diga: Ay pues  ¿y cuándo van a decretar el Día del Hombre? Para que lo sepan  ya existe, y hace rato, es el 19 de noviembre y se celebra desde 1999. Pero me temo muchachos que no va a tener la misma relevancia que el Día de la Mujer. Qué va. La prueba es que la mayoría ni sabe que existe.

Sin embargo, es muy loable la intención de los que marcaron esa fecha en el calendario, que hasta donde tengo entendido promueve modelos positivos masculinos y también el cuidado de su salud. Ahora, me parece que también podría desmitificar algunos roles del género masculino.

Una mujer casi nunca tiene que demostrar que es mujer. Un hombre, siempre. Un claro ejemplo es cuando la tapa del ketchup, del frasco de la mermelada o de las aceitunas no abre. Automáticamente los ojos de los presentes se dirigen al varón del lugar: “Fulano, tú que eres hombre, abre esto”. Sí señores, la gran prueba de la hombría está en abrir un frasco de aceitunas.

Y cuando hay que mover cosas pesadas. “¿Dónde hay un hombre fuerte?”, se suele preguntar.

Y ¡ay de que los presentes no se apuren a alzar la mano!, pues quedan muy mal parados. Yo  trabajé en oficinas en que a veces nada más había un hombre. Al pobre le tocaba cargar todo lo pesado y sin chistar.

La otra prueba de fuego del macho es matar una cucaracha con una chancleta. No importa cuánto han avanzado los tiempos, un oficio masculino sigue siendo librar la casa de las alimañas. Una amiga tardó en recuperarse al darse cuenta de que su nuevo esposo tenía más miedo a las cucarachas  que ella. No seamos injustas. Los hombres tienen derecho a espantarse ante un sapo.

También habría que reivindicar el derecho a que un hombre no le guste (lo voy a decir, va a sonar a sacrilegio pero lo voy a decir)... no le guste el fútbol o el boxeo. Ya lo dije. ¡Uf! No a todos les tienen que gustar los deportes. Hay hombres que francamente están negados para los deportes. ¿Y qué?

Al final de cuentas, por si quieren saber, a la mayoría de las mujeres no nos gana que ellos sean forzudas máquinas de abrir botellas de ketchup ni exterminadores de bichos. Nos conquista que sean padres responsables, hijos atentos, compañeros comprometidos; en fin, caballeros en los diferentes aspectos de su vida. Aunque eso sí, cuando hay bichos en casa hay que ponerse de acuerdo, alguien  tiene que agarrar la chancleta y librarse de esa cucaracha.

Comentarios

 

 
Cocina
Horóscopo
Ventana Abierta
Por la Sombrita
Venus
Marte
Moda
Belleza
Conversación
Lista de Ellas
Diario de Mamá
Finanzas
Sociales
 
 
 
Traducir esta página
SONDEO

© 2008-2011. Editorial por la Democracia S.A. Derechos reservados. (507)222-1222
Apartado 0819-05620 El Dorado Ave. 12 de octubre, Hato Pintado Panamá, República de Panamá